CONVIVIR CON EL AMOR-primera parte-

Como mis incondicionales y queridas lectoras y amigas saben, mis reflexiones transcurren siempre por las estrechas y obscuras calles de un solo tema: El sufrimiento en las mujeres y niñas, en todas sus variantes, vengan las bofetadas de donde vengan. Unas reflexiones con más acierto que otras, seguramente. Pero poniendo todo mi corazón en todo lo que he escrito sobre ese sufrimiento. Sufro por todas ellas. Por todas vosotras. No como si me sucediera a mi, creo. Eso no tiene comparación. Creo que es impotencia. No lo se. Pero siento que muero cada vez que veo un gesto de dolor y sufrimiento en una niña o en una mujer. Y muero cada vez más de impotencia. Y me pregunto a veces si realmente sirve de algo que yo, que no soy más que un ser insignificante en este mundo, que escriba en este blog que no llega a muchas almas en pena. Pero luego vuelvo a ponerme la venda en los ojos para escribir sin mirar a nadie, incluso en las peores ocasiones en que se me retuercen las tripas, mientras voy relatando alguna aberración, con mi único propósito de contribuir humildemente, en dar a conocer lo que sucede a nuestro alrededor, con más o menos acierto. Paso días y días construyendo algo parecido a una historia, que será repasada mis veces en rojo, rodeado de silencio y soledad, mi fiel compañera desde que tengo uso de razón. Y cuando estoy más o menos satisfecho, de una libreta extra-grande y manoseada, transcribo al ordenador, esta vez rodeado de Enya, Era, Amaral, Malú, Mercedes Sosa, Luz Casal…y tantas voces femeninas que me acompañan en este momento mágico, Cuando escribo para vosotras.

Sin embargo, con el tema del amor y sus variantes, todavía no me había atrevido, principalmente porque mucha experiencia no tengo para ser sinceros. Amor no era precisamente lo que abundaba en mi ya extinguida familia. Al menos, no el amor como yo lo entiendo. Sea por lo vivido mientras la familia existía, o por mi mismo…o vete a saber por qué, muchas novias tampoco he tenido. Yo vivía en otro mundo y con otros problemas. No he sido mujeriego ni de salir a ligar. Conservo en mi memoria alguna que otra experiencia fugaz y algún que otro amor no comprendido, o falta de química, que me ha servido para aprender lo poco que he podido. Nunca lo he considerado fracasos, pues de todas he aprendido y a buen seguro que ellas habrán hecho lo propio.

Así que, seguramente, no le faltará razón a quien juzgue que no soy el más indicado para hablar del corazón. Máxime cuando ni tan siquiera he estado casado.

Pero basándome solo en mi percepción de mis emociones y en las emociones que me transmiten lo poco que he observado, entre deseos y pasiones, los equilibrios de la convivencia, los temas personales o las crisis económicas, ya no está tan claro si el amor es el único ingrediente para que exista estabilidad en una pareja. Tanto si llevan 20 años juntos, que no significa necesariamente 20 años de felicidad y amor, como si acaban de conocerse y recién iniciaron la convivencia.

Es necesario aprender a cuidarnos de nosotros mismos para acompañar a una futura pareja, hombre o mujer…” desde la autonomía”. Imagina que eres una mujer auto-suficiente que no necesita absolutamente para nada…a un hombre: Estás en posición de ver claro si “ realmente” deseas un hombre a tu lado.

Una mujer, tras 5 años de convivencia con su pareja sentimental, me preguntaba en cierta ocasión: _ Por qué si nos queremos tanto ya no podemos vivir juntos?_ En otra ocasión alguien dijo: “ Yo también te quiero, pero necesito vivir sola. Tener más espacio. Descansar de esto de vivir con alguien. Vivir mi vida”.

Efectivamente se quieren. Pero falta algo más que amor para que la convivencia funcione. Es más habitual de lo que se cree. Lo primero, los dos han de desear convivir. Parece fácil entender que una relación se rompa cuando del amor se ha pasado al odio o la indiferencia ( No sé qué es peor). Pero cuando los dos aseguran que se quieren y aún así se separan ( lo contrario es infelicidad para los dos), resulta más difícil de entender. No está tan claro. Además, amar es una cosa y “ convivir” , otra muy diferente. Y no sólo eso. La propia palabra “ amor”, es confusa, porque muchas veces, se dice “ amor”, cuando en realidad se trata de deseo, atracción sexual, pasión, sensación de seguridad, aprecio,cariño, e incluso, más o menos disfrazado, lástima…o por costumbre. Hay muchos grados de sensaciones, de sentimientos hacia una persona que, sin embargo, sintetizamos en una sola palabra “ amor”, cuando en realidad, no tiene nada que ver.

Es cierto que las personas, en su mayoría, siguen creyendo en la pareja como una de las mejores opciones de vida. Pero al mismo tiempo, se reconoce enormes dificultades para convivir. Eso a dado pie a otro tipo de relaciones, fuera del “ matrimonio convencional”, sentado éste en unas bases machistas y la imposición católica, como única forma de convivencia aceptada, excluyendo así, cualquier otra. El matrimonio convencional, debía ser además, con hijos, pues esa era la única finalidad de un matrimonio. Un matrimonio sin hijos, era menos que nadie. “ la mujer”…era menos que nadie…pues la culpa siempre era de ella. Ella era la menospreciada. Incluso se le daba el pésame, recordarán algunas…por no tenerlos. Implantando así en la mente de la mujer que si no eres madre, no tienes derecho a llamarte mujer. Y tantos siglos así…al final hacen efecto.

Ahora, fruto de la complejidad de la convivencia, de la libertad que nos proporciona romper con las ataduras de dictaduras y religiosidad opresoras, ya nadie se sorprende , algunos todavía SI, que un hombre y una mujer, sigan siendo solteros con 44 años. Ni de los “ amigos” que en un momento dado, tienen una o varias relaciones sexuales, para después continuar siendo “ amigos”. O convivir juntos compartiendo gastos y sexualidad pero cada cual con derecho a su propia vida sexual o sentimental fuera de ese vínculo, o la “ pareja de echo”, donde llevan vida matrimonial, pero sin casarse, independientemente del género de ambos, pues, como la iglesia católica no acepta estas uniones homosexuales o lésbicas, se creo la necesidad de construir el modelo de “ pareja de echo”; también relaciones sentimentales y/o sexuales, pero sin salir del ordenador de casa, e incluso, relaciones de una noche, o romances de un mes, lo que dura aproximadamente el cambio de Luna. Quien dice que todo esto no son formas de vida…si a ti te hace feliz??. Todos los modelos son “ relaciones”, y en todos utilizamos, en mayor o menor grado, la palabra “ amor”.

Cualquier relación posible es o debería ser ya aceptada sin sorprenderse. Sin tener que esconderse. Lo que no significa que sea la que buscamos o aceptemos para nosotros mismos.

Es tan difícil la convivencia que ahora, no estoy inventando nada, rechazamos un proyecto de noviazgo o convivencia, porque la persona que hemos conocido, está flaco, o ronca, o los horarios laborales no coinciden, o tiene barriga. Y rompemos una relación, porque lo que antes nos parecían virtudes, ahora son defectos, o porque no hemos conseguido “ cambiar” a la otra persona como nos gustaría que fuera.

Aquí no faltará quien eche de menos el sistema matriarcal de la Grecia Antigua, quienes, recordemos, inventaron la verdadera Democracia, donde la mujer era Divina y Adorada…solo por ser mujer. Claro que…fue la misma época donde existían los Eunucos…y eso duele!! jajajaj. Aunque en la actualidad, a más de uno se la podrían cortar…pero eso es otra historia.

Demasiadas creencias sobre lo que es y no es el amor. Demasiados “ sobreentendidos” a cerca de lo que implica convivir en pareja.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en MIS PENSAMIENTOS. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a CONVIVIR CON EL AMOR-primera parte-

  1. angela dijo:

    Bonito escrito, aunke hoy en dia las personas confunden el amor con el libertinaje, con el rollete de amigos con derecho…etc, etc….más por la red , pero de todas formas en este escrito hay bellos sentimientos, un beso

  2. cosco64 dijo:

    De todas formas tanto en el amor como en la amistad hay k dar libertad, si esta persona te kiere solo estara x ti. No se puede obligar a nadie a amar ni kerer, a contravoluntad, pero si se puede comprender los herrores de los demás y saber perdonar

    • vientosuave dijo:

      para perdonar…tiene que existir alguien que pida disculpas…aún así, pedir disculpas sólo es reconocer que te has equivocado..No que la otra persona tenga la obligación de perdonarte. tiene libertad para decidir. Lo contrario sería obligatorio. entonces, haríamos como en la iglesia: confesamos, nos perdonan…y a seguir pecando hasta el Domingo que biene. Por lo tanto, tienes que aceptar que la otra persona No está obligada a perdonarte si lo que icíste no le gustó. Y también puede suceder, que te perdone…pero que ya no quiere saber nada contigo…lo que te lleva a lo primero que has dicho: no puedes obligar a nadie a que te quiera. Lo que sí puedes hacer, es aprender de los propios errores…pero para no cometerlos …” en la próxima vez que inicies una relación”. Puesto que la anterior ya te ha rechazado, con la misma libertad que tienes tu como mujer de rechazar a un hombre…y esperas que este hombre…acepte tu rechazo, yu decisión…y No te moleste más.

  3. Adela dijo:

    Hola creo que la convivencia fracasa porque despues de la fase de enamoramiento si no existe una intimidad emocional es decir si no hay dialogo,comprension,tolerancia,y solo existe la critica que corroe el alma.Si una persona se empeña en tratar de cambiar a la otra,si las pequeñas discusiones se convierten en una lucha de poder,si hay que llevar un horario impuesto,si una persona quiere siempre llevar la razon si no sabe decir perdona me equivoque entonces es un infierno la convivencia,si a eso le añades que una persona de la pareja sea mentirosa entonces ya tienes un coctel explosivo que se llama desamor yo lo vengo observando y la verdad que al final para vivir de esa forma es mejor estar sol@ pues al menos se puede tener paz interior y la peor soledad es la de vivir con alguien y sentirse sol@.Esto lo aplico a todo tipo de parejas hetero,homo,es lo mismo la convivencia no se desgasta porque una persona ronque me juego algo que el que dice que la otra persona ronca si le ponen de noche una grabadora tambien ronca jiji. eso lo llamaria yo excusas para romper con una persona.Creo que empezar una convivencia con la idea de cambiar a la otra persona es un autoengaño y eso lo llamaria afan de dominio y para mi eso no es amor .Muy interesante el post besos Adela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s